La normativa vigente en seguridad contra incendios

“Es adecuada y suficiente para la realidad de nuestro país, en línea con las regulaciones de otros países europeos y garantía de seguridad para los usuarios de los edificios”.

Las estadísticas demuestran que la normativa es suficiente y segura para los usuarios y que el trabajo de la Administración es el correcto. No obstante, deberían reforzarse los aspectos de control de cumplimiento de la misma, así como las medidas activas: sistemas de detección temprana, compartimentaciones, recorridos de evacuación, medios de protección, señalización, accesibilidad para los bomberos, medidas de extinción automática, etc.

Por tanto, hay que huir de mensajes simplistas, sesgados, oportunistas y con una carga emocional difícilmente justificable desde el punto de vista técnico. Cuando lamentablemente se produce un accidente debe actuarse con cautela y estudiar las posibles causas desde un punto de vista racional, no pedir un cambio radical e injustificado de las exigencias de la Normativa, menos si se trata de otro país con modelos constructivos diferentes. Desgraciadamente nadie puede asegurar soluciones exentas de riesgo de accidentes; es del ámbito de la Administración tratar de minimizarlos y evitar riesgos para los usuarios. Y así lo hacen con las revisiones y actualizaciones periódicas de la Normativa.

Diseño de Instalaciones de Protección contra Incendios (PCI)